Martes, 19 Enero 2021 | Login
The Smartest Kids in the World, and how they got that way

The Smartest Kids in the World, and how they got that way Destacado

No todos los alumnos  tienen que ser ingenieros o abogados pero  todos necesitan aprender a pensar

“The Smartest Kids in the World, and how they got that way” Amanda Ripley, un libro fruto de una investigación rigurosa en diferentes países y que ofrece algunas ideas para la reflexión:

BLOG  de Amanda Ripley

  • Los test PISA miden la capacidad del pensamiento crítico, autónomo y creativo. también las habilidades de comunicación necesarias para la vida. Faltan en los alumn@s rutinas de pensamiento, que les ayudarían a reflexionar y a preguntarse para buscar  evidencias y datos.
  • Un mayor gasto en educación es importante, pero no siempre hace que los chicos sean más listos. Todo depende de cómo los profesores, padres y alumn@s rentabilicen ese gasto. La excelencia depende de la ejecución del gasto.
  • La mejora educativa parece que está vinculada a un sistema basado en la confianza donde a los chavales se les enseñe a tener un pensamiento más profundo sin una excesiva presión competitiva por parte de los profesores y padres.
  • Una práctica favorecedora para que los hijos adolescentes funcionen mejor en lectura es que los padres comenten películas, libros y asuntos de actualidad con sus hijos.
  • Los padres que consiguen involucrar a sus hijos en conversaciones sobre asuntos sociales complejos, fundamentalmente les están enseñando a pensar como adultos; y no solo puntúan más en PISA sino que disfrutan más leyendo.
  • Los padres que disfrutan leyendo en casa es más fácil que sus hijos también disfruten leyendo y sean buenos lectores. Estas experiencias proporcionan resultados claros y contundentes, incluso en países diferentes y con niveles económicos distintos.
  • Los estudiant@s a los que sus padres les leen con regularidad en sus primeros años  de infancia tiene más madurez intelectual que aquellos cuyos padres no lo han hecho.
  • Los chaval@s ven lo que valoran sus padres y para ellos cuenta más que lo que les dicen en la escuela.
  • Se puede decir que hay cuatro categorías de comportamiento de los padres:

        Autoritarios: estrictos en la disciplina                                               

        Permisivos: afectuosos, cercanos a los hijos

        Negligentes: distantes emocionalmente y muy a menudo ausentes.

       Democráticos. Cálidos y estrictos. Afectuosos, cercanos a los hijos pero cuando los hijos crecen les dan libertad de explorar y fallar, de que elijan por sí mismos. Ponen los límites claros y las reglas innegociables. Inspiran confianza y respeto. Entrenan a sus hijos a tener capacidad de recuperación y  parece que funciona.

  • ¿Qué pasaría si las escuelas, además de pedir a los padres que animen a sus hijos a que sean deportistas, prestasen libros y revistas y le emplazaran a leerlos para luego comentarlos juntos?
  • En Corea los padres se han convertido en entrenadores de sus hijos leyéndoles, enseñándoles a sumar antes que a leer, repasando tablas de multiplicar, empujándoles a trabajar duro…Ven la educación de sus hijos como uno de sus trabajos.
  • En los años 90 los profesores y padres americanos fueron bombardeados por ideas como que la autoestima de los niños necesitaba cierta protección contra la competitividad para que tuvieran éxito. Iban a reuniones escolares, actividades deportivas, festivales organizados por los centros escolares. A pesar de la falta de evidencias de que esto ayudase a sus hijos a convertirse en pensadores críticos, el movimiento de autoestima arraigó. Pero, los test PISA  en lectura eran peores en adolescentes con padres con este perfil.
  • Una infancia con protección exagerada por parte de los padres puede desembocar en adultos con ninguna experiencia en fracasos, sin desarrollo del autocontrol o resiliencia; aspectos que valen tanto o más que lo académico.
  • Por definición, un trabajo riguroso necesita los fallos, no puede hacerse algo sin la posibilidad de fallar. Eso significaba que los adolescentes tienen la libertad de fallar cuando aún son suficientemente jóvenes como para saber aprender del fallo
  • Aquellos padres que tratan a sus hij@s como flores delicadas, alabando su inteligencia para confirmarles que son listos, desanima a los chaval@s para el esfuerzo y para conseguir cosas nuevas. Tiene un efecto tóxico, lo contrario de lo que se persigue.
  • Porque para que funcione un elogio tiene que ser concreto, autentico y sólo, de vez en cuando.
  • Los padres tienen una influencia espectacular en la forma de aprender de sus hijos. No tienen que ser rígidos para ayudar a que sus hijos aprendan. En realidad solo con preguntar cómo te ha ido en la escuela, mostrando un interés real sobre lo que allí han aprendido, lo qué les ha gustado más, sólo el comentar las noticias y los asuntos del día, podía tener el mismo efecto que dedicar horas de refuerzo.
  • Preguntar inteligentemente sobre un libro infantil tiene más valor que felicitarles por haberlo terminado. El impacto real se da sobre todo en la familia. Los padres que todos los días leen algo a sus hijos cuando son pequeños, que hablan con ellos sobre su día y sobre las noticias que ocurren por el mundo, que dejan que sus hijos se equivoquen y aprendan de sus equivocaciones, les están enseñando buenos hábitos y les dan autonomía que será imprescindible para su futuro.
  • Hay un tema fundamental tanto en Corea como en Polonia y Finlandia a pesar de todas sus diferencias, todo el mundo, padres, profesores y chicos ven la educación como una obligación seria, más que los deportes o la autoestima.
  • Este consenso acerca de la importancia de una educación rigurosa lleva a un conjunto de consecuencias naturales: un plan de estudios serio y enfocado, unas facultades universitarias con profesores bien formados y exigentes, y conversaciones interesantes en los hogares a la hora de cenar.
  • La gente en estos países cree que la educación es tan importante que solo los más formados, los de mayor rendimiento académico deberían estar autorizados a enseñar.
  • Los gobiernos de estos países gastan el dinero de los impuestos formando y entrenando el talento de los profesores en vez de céntralo todo exclusivamente en las Nuevas tecnologías.
  • No es que el respeto público por los profesores lleve a aprender sino que el respeto público por la formación lleva a una educación de calidad.
  • La gente en estos países respeta a los profesores: su trabajo es duro y exigente y deben adquirir muchas competencias para llegar a ello.
  • Después de buscar pistas por todo el mundo acerca de qué hacían bien otros países, la distinción principal no está en cuanto se gasta o en el control local o en la materia, nada de esto importa mucho. La diferencia fundamental en la gente en esos países es la motivación de los estudiantes y sus familias.
  • Coinciden en que las escuelas existen para ayudar a los estudiant@s a dominar la materia académica compleja. Esto significa que todo el mundo se toma en serio la escuela; los chaval@s fundamentalmente. En estos países cada niñ@ sabe la importancia de la educación.
  • Cuando Corea salió de la guerra, el lenguaje coreano no tenía ni palabras para los modernos conceptos de matemáticas y ciencias y solo accedía a la enseñanza secundaria uno de cada tres. Pero en los 50 años siguientes a la guerra, Corea se convirtió en “una potencia del talento”. El país no tenía recursos naturales, en vez de ello cultivó a su gente haciendo que la educación fuese su moneda.
  • En Corea la educación actua como una vacuna antipobreza. Los resultados PISA de Corea se explican más por la motivación que por el currículo. Lo que el mundo puede aprender de Corea es:

1º Que los países pueden cambiar, y eso es esperanzador (Corea había aumentado las expectativas de lo que sus chicos podían hacer, aun a pesar de la pobreza y un analfabetismo epidémico);

2º No esperar a que se resuelva la pobreza para mejorar radicalmente su sistema educativo. Esta fe en  la educación catapultó a Corea al mundo desarrollado.

 3º Que el rigor importa (fueron conscientes de que dominar materias académicas difíciles era importante), asumieron que los resultados eran producto del trabajo duro, y no tanto del talento que tenía cada chico y eso para el país  era más valioso que tener petróleo)

  • Los americanos habían instalado en sus clases pizarras interactivas, proyectores high-tech y montones de ipad. Sin embargo no había mucha evidencia de que esas compras hubieran dado un retorno constructivo salvo para los que lo vendían. Los libros tendían a ser demasiados largos y con poca profundidad, repitiéndose demasiadas materias.
  • Los países más listos dan prioridad al sueldo de los profesores sobre la tecnología, la inversión en las personas es más importante que la inversión en aparatos.
  • Las matemáticas tienen una especie de pronóstico de futuro para los chaval@s.
  • ¿Por qué significan tanto las matemáticas? Las matemáticas tienen un lenguaje lógico. Es una manera de pensar disciplinada y organizada. Hay unas reglas que seguir. Es la destilación del rigor. Dominar el lenguaje de la lógica ayuda a imbuir hábitos de mayor nivel en las mentes de los chicos: la habilidad para razonar, para detectar patrones, para sacar deducciones con base…
  • Polonia en las clases de matemáticas no permite calculadoras, y los chicos hacen un montón de operaciones con sus mentes. Es como la diferencia entre hablar con fluidez y no hacerlo. La clase de matemáticas
  • En USA por alguna razón se considera a las matemáticas como una habilidad innata como tener articulaciones flexibles. Se considera como algo Sin embargo en la vida real las matemáticas no son opcionales, cualquier trabajo necesita un poco de ciencias y letras.
  • En Polonia, con sentido común las autoridades educativas se pusieron de acuerdo para tener un único conjunto de estándares claros y con objetivos fundamentales dejando la forma de llevarlo a la práctica a las escuelas. Las pruebas ayudan a ver qué escuelas lo hacían bien y cuales mal y quien estaba más necesitado de ayuda.
  • Hacer visibles los problemas no garantiza que se resuelvan, pero identificarlos es el paso necesario para resolverlos.
  • El nuevo sistema pide más responsabilidad sobre resultados mientras que da más autonomía a los profesores acerca de sus métodos de trabajo.

MÁS INFORMACIÓN

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información