Sábado, 16 Octubre 2021 | Login

 

  Imagen extraída de Shutterstock

Una de las técnicas más conocidas para desarrollar el pensamiento creativo es la conocida como lluvia de ideas o brainstorming. La lluvia de ideas es un concepto que nació en el año 1938 de la mano de Alex F. Osborn, que presentó esta técnica 10 años más tarde en el libro titulado Tu poder creativo. La lluvia de ideas, por tanto, tiene como finalidad la de generar opciones cuando uno se encuentra atascado en lo que se refiere a la resolución de un problema.

Más información en justificaturespuesta.com

En el artículo de hoy tengo la intención de enseñarte cuáles son las pautas para llevar a cabo una lluvia de ideas en el aula para que tus alumnos aprendan a trabajar en equipo y desarrollen al máximo su creatividad. También te adelanto que en este mismo artículo te plantearé un reto para que compruebes hasta dónde es capaz de llevar tu creatividad a la hora de resolver un problema. ¿Aceptas el reto? 

La lluvia de ideas. Una oportunidad para trabajar la creatividad de tus alumnos.

Uno de los aspectos que más se valora de la lluvia de ideas o brainstorming es la capacidad de las personas de trabajar conjuntamente y en equipo para un bien común, para la resolución de un problema o un reto. A la hora de enfrentarse a una lluvia de ideas es muy importante mentalizar a tus alumnos que cualquier idea por el mero hecho de ser una idea es perfectamente válida y digna de ser tenida en cuenta.

5 Pautas para llevar a cabo una lluvia de ideas.

A continuación voy a enseñarte 5 pautas o procesos que puedes llevar a cabo para la realización de una lluvia de ideas.

  1. No Juzgar. Para que una lluvia de ideas sea efectiva y productiva es necesario que en ella se excluyan los prejuicios o juicios de valor. Si se quiere ser imaginativo, es imprescindible que des a tus alumnos rienda suelta a su imaginación. Por tanto, las ideas se exponen, pero ni se juzgan ni se critican.
  2. Ser inusual. Lo bueno de no hacer juicios de valor es que permite liberar la mente y que esta fluya con total libertad. Por tanto, de lo que se trata es de liberar, de descontrolar la mente de tus alumnos para que empiecen a general ideas lo más inusuales y  aparentemente imposibles de ejecutar. Una idea inusual y descabellada siempre será infinitamente mejor que ninguna idea.
  3. Ser productivo. Otro de los requisitos fundamentales para que una lluvia de ideas genere el propósito propuesto es que debe basarse en la cantidad y no en la calidad. Hay que generar muchísimas ideas para que surjan unas pocas buenas ideas. Es por ello que, cuando lleves a cabo una lluvia de ideas con tus alumnos, debes exigir a dichos alumnos un número considerable de ideas, intentando que el número sea superior a veinte.
  4. Practicar la escucha activa. Uno de los aspectos que más destacaría de la lluvia de ideas es la importancia que tus alumnos den a la escucha activa. Porque de una buena escucha activa es de donde pueden salir las ideas más brillantes. En muchas ocasiones la gente cree que las buenas ideas surgen de la nada y no tiene por qué ser así. Hay grandes ideas, grandes soluciones que se nutren de las ideas que han aportado las personas que se tienen al lado.
  5. Ser rápido e impulsivo. La lluvia de ideas requiere de rapidez y agilidad mental. Otro de los errores a la hora de crear una lluvia de ideas es pensar que cuanto más tiempo se dedique a pensar en generar ideas estas mejores serán. Pues bien, esto no suele ser así. En este sentido se recomienda que se parta de un tiempo determinado y que este tiempo sea relativamente corto. ¿Por qué? Porque cuanto menos tiempo y más presión se tiene, mejor es la respuesta a la hora de resolver problemas de forma creativa. Por tanto, se trata de aflorar ideas, pero cada idea que surja de alguno de tus alumnos tan sólo debe anotarse, pero en ningún caso hay que defenderla o elaborarla en el momento en que aparece. Este proceso llegará más tarde.

Cuando se trabaja con la lluvia de ideas lo más importante es darse cuenta de que la mente deja de operar con lo que se denominarigidez funcional. ¿Qué significa esto? Pues que, por lo general, las personas tienden a tener una idea fija de los objetos que les rodean, es decir, cuando ven un objeto, no son capaces de pensar que ese objeto puede tener más opciones que la que es conocida por todos. Si, por ejemplo, pensamos que unas tijeras tan sólo sirven para cortar, entonces estamos practicando la rigidez funcional porque no se es capaz de dar otro uso a las tijeras que el de cortar.

Cómo llevar a cabo una lluvia de ideas con tus alumnos.

Llevar a cabo una lluvia de ideas con tus alumnos es muy fácil y te aseguro que contarás con la predisposición total de tus alumnos. Lo que te enseñaré a continuación son una serie de pautas generales que luego tú puedes adaptar en función del grupo y la edad. Aquí van algunas orientaciones:

Divide la clase en grupos de entre 6-8 alumnos. Para la lluvia de ideas no se recomiendan grupos superiores de 10 personas.

Enseña un objeto a tus alumnos. Intenta que este objeto sea un objeto cotidiano para tus alumnos, es decir, que hagan un uso extensivo del mismo. Un buen ejemplo de objeto para trabajar la lluvia de ideas sería un CLIP.

Define el problema por el que tus alumnos llevarán a cabo la lluvia de ideas. En este caso debes decir a tus alumnos  que la misión para cada grupo es la de dar 20 usos distintos a un CLIP. Par ello cuentan con un tiempo de cinco minutos.

Antes de empezar la actividad, debes insistir en convencer a tus alumnos que un CLIP no tiene un sólo uso, sino que si son capaces de no pensar en el CLIP cuando estén mirando el CLIP, se darán cuenta de las posibilidades que dicho objeto posee.

En cada grupo debe haber un alumno con un papel y un bolígrafo para ir anotando las ideas que vayan surgiendo en cada grupo.

Recuerda que todas las ideas son válidas por muy absurdas que parezcan. Por tanto, no hay que descartar ninguna. Esto significa que en esta primera fase no se hacen juicios de valor, sino que simplemente se van anotando las ideas que surgen de cada grupo.

Una vez pasados los cinco minutos, se hará un recuento de las ideas que hayan surgido de cada grupo y cada uno de estos grupos elegirá las dos mejores ideas de las que han ido surgiendo y las compartirán con el resto de compañeros.

Fíjate en la cantidad de usos que se le puede dar a un CLIP además del uso que todos conocemos:

Limpia uñas

Aguja de corbata

Cuelga cuadros

Anzuelo

Abrecartas

Mondadientes

Limpiador de máquina de escribir

Para arreglar la tira rota del sujetador

Destornillador

Cutter

Gancho

Horquilla para el pelo

Antena de radio

Punzón

Y este es sólo el comienzo. Seguro que a ti y a tus alumnos se os ocurrirán muchos más usos para un CLIP.

Think outside the box o la importancia del pensamiento lateral. Más allá de la lluvia de ideas.

Ahora has podido comprobar cómo la lluvia de ideas es un excelente recurso para que tus alumnos se den cuenta de cómo se pueden encontrar nuevas soluciones si cambiamos el punto de vista y dejamos los prejuicios a un lado. Pero si realmente lo que se quiere es educar en la creatividad, entonces se hace imprescindible enseñar a tus alumnos lo que se conoce como el término Think outside the box o pensar fuera de la caja. ¿Qué significa esta expresión? La expresión pensar fuera de la caja significa que para ser realmente creativo hay que desafiar las suposiciones que tu propia mente ha creado y fijado (recuerda el término rigidez funcional) y que a menudo están en el inconsciente.

¿Cómo se puede pensar fuera de la caja?

Para pensar fuera de la caja es necesario aprender a pensar de manera indirecta, es decir, hay que trabajar lo que se denomina el pensamiento lateral. El pensamiento lateral lo que lleva a cabo es dejar de pensar en un orden lógico y lineal, es decir, lo que evita es pensar paso por paso. Fíjate qué diferencias existen entre el pensamiento vertical y el pensamiento lateral:

Pensamiento vertical: escoge, se decide por lo correcto, es lineal y secuencial, elige lo importante y descarta lo secundario, es previsible.

Pensamiento lateral: es cambiante, se decide por lo diferente e inusual, da saltos deliberados alterando el orden lógico, fomenta el azar, es imprevisible.

Un ejercicio para trabajar el pensamiento lateral.

Aquí tienes un ejercicio clásico de lo que se entiende por pensamiento lateral. Fíjate en es estos nueve puntos:

Sigue leyendo

Publicado en Opiniones EP
Viernes, 11 Septiembre 2015 00:00

10 sugerencias para promover la creatividad

10 SUGERENCIAS PARA PROMOVER LA CREATIVIDAD EN NUESTROS ALUMNOS

en el blog de @Manu_Velasco
 
 
 
Decía Albert Einstein: "El regalo de la fantasía y la esperanza ha significado mucho más para mí que la capacidad de absorber y retener conocimiento."
 
Esta frase me ha hecho reflexionar y plantearme varias preguntas:
- ¿Estamos creando las circunstancias adecuadas para que la creatividad de nuestros alumnos salga a la luz?
- En muchas ocasiones, ¿es verdad que nos dedicamos a imponer actividades que consideramos que los niños necesitan?
- ¿Qué enseñanza estamos priorizando en el sistema educativo?
- ¿Potenciamos el talento de nuestros alumnos?
 
Estos interrogantes suponen el primer paso para llegar a valorar y desarrollar el talento y la creatividad de nuestro alumnado. No podemos conformarnos con mirar a nuestros alumnos, tenemos que verlos. Ver qué les inspira, qué les llama la atención, qué se les da bien, qué les entusiasma, cuáles son sus miedos o temores. Si los vemos los comprenderemos, los aceptaremos y los conoceremos de verdad.
 
Estamos en la era del talento, la era que nos exige innovar, crear, ser diferentes... Y tenemos que preparar a nuestros alumnos para ella teniendo muy claro que la innovación siempre está a expensas de la creatividad permitida.
 
Con todo esto mi pregunta final es: ¿Qué se puede hacer en los centros educativos para promover la creatividad de los alumnos?La respuesta os la dejo en el cartel de abajo. Podéis descargarlo en PDF en el siguiente enlace 10 sugerencias para promover la creatividad en nuestros alumnos.
Publicado en Opiniones EP
Martes, 28 Julio 2015 00:00

Inteligencia y creatividad

“En una cultura de la evaluación desde arriba es difícil que aflore la creatividad docente”. David Perkins, teórico e investigador sobre inteligencia y creatividad, apuesta por educar para lo desconocido en un entorno que facilite el aprendizaje profundo y muestre al alumno la relevancia de los contenidos.
 
 
Profesor de Harvard durante décadas, autor de ensayos en los que la ciencia siempre acude al rescate para desentrañar los misterios de la mente, impulsor de un sinfín de proyectos que sitúan al cambio educativo en un primer plano. David Perkins también ha codirigido junto a Howard Gardner (teórico de las inteligencias múltiples) el Proyecto Zero, aventura investigadora que, desde 1967, somete a escrutinio empírico ideas preconcebidas sobre el intelecto, el aprendizaje o la creatividad. Reflexivo y certero, Perkins atendió a MAGISTERIO vía telefónica desde su casa en Boston. El próximo verano en Bilbao será uno de los ponentes estrellas durante la decimoséptima edición de la International Conference on Thinking (ICOT).
 
Usted insiste en que tenemos que educar para lo desconocido. ¿Se trata de un imperativo de la época actual o la escuela siempre debería de haber aspirado a formar en la flexibilidad?
Lo desconocido siempre ha estado con nosotros, en algunos momentos de forma más evidente que en otros. La disrupción que trajeron las guerras mundiales es un buen ejemplo, como lo es la Revolución Industrial y la emigración masiva a las ciudades. Pero hay que reconocer que la empresa educativa es ahora mucho más sofisticada y ambiciosa que en esos períodos. Hoy podemos imaginar una Educación que se ocupe de educar para lo desconocido, mientras que en el pasado hubiera sido muy difícil abordar un objetivo de este alcance.

Su obra trata de reconfigurar el papel de la escuela y de sus principales agentes. Sin el monopolio en la transmisión de conocimiento, ¿cuál es ahora el rol esencial del profesor?
En su sentido más amplio, facilitar un aprendizaje profundo y el desarrollo de habilidades que permitan al alumno progresar y contribuir a la sociedad. La palabra clave es facilitar en vez de transmitir.

¿También mitigar el riesgo de acumular todo tipo de información sin apenas tiempo para digerirla?
Las nuevas tecnologías son una herramienta, no una solución, y como toda herramienta puede ser utilizada para diversos fines. También la escritura tiene muchas caras: desde revistas de cotilleo hasta libros de filosofía. Ahora bien, es cierto que, ante tal cantidad de fuentes de información, la evaluación crítica se erige como prioridad en el aprendizaje. Antes todo giraba alrededor del libro de texto, este y lo que dijera el profesor eran casi las únicas fuentes; ahora, la apertura que ha traído la tecnología digital puede conducir a fuentes muy nocivas, lo que aumenta la necesidad de una conciencia crítica.

Ha dedicado años a diseccionar qué se esconde tras la creatividad, ¿es la docencia una actividad esencialmente creativa?
Así debería ser. Siempre ha habido profesores creativos y otros que realizan su labor de forma más rutinaria. Que la balanza se incline en uno u otro sentido tiene mucho que ver con las expectativas que ponemos en ellos. Por ejemplo, cuando impera una cultura de la evaluación desde arriba, la tendencia es hacia caminos más rutinarios. Si el profesor respira un clima de libertad, aflora más fácilmente su creatividad.
 
¿Es la creciente obsesión evaluativa un obstáculo para que la escuela facilite ese aprendizaje profundo del que hablaba anteriormente?
No me opongo a la evaluación en sí, que en principio posee un gran potencial para iluminar y mejorar la Educación. Mi crítica se dirige más bien hacia la forma actual de entender la evaluación y a su papel preponderante cuando se trata de mejorar las cosas. Configurar el sistema educativo mediante la evaluación es un juego peligroso: resulta difícil hacerlo bien y, con frecuencia, provoca consecuencias imprevistas.

Una de sus grandes preocupaciones es el empeño en mantener contenidos poco relevantes para la mayoría de alumnos. Suele poner como ejemplo la insistencia en dominar complicadas ecuaciones mientras se dedica muy poco tiempo a la probabilidad y la estadística. ¿Por qué hay tanta resistencia a cambiar el currículum?
Varios factores contribuyen a mantener el statu quo. Las expectativas de los padres: yo estudié eso, mis hijos también. El peso del sistema: cómo están diseñadas las pruebas de acceso a la universidad, las pruebas de nivel, etc. La propia confección del currículum, en buena medida a cargo de expertos en la materia que identifican muy bien lo fundamental de sus disciplinas, pero no tanto lo más relevante para las vidas del grueso de alumnos. El miedo, con hondas raíces psicológicas, a restar: la gente odia quitar algo, se percibe como una pérdida irremediable.

Ahondando en la motivación del alumno, ¿existe el riesgo de confundir el aprendizaje con una actividad puramente lúdica en la que prime el disfrute a corto plazo y la diversión?
No parece razonable que el alumno disfrute siempre... Usted ha hablado de diversión, y no creo que ese concepto sea de gran importancia en el aula. Sí es importante, por el contrario, preguntarnos qué percibe el estudiante como significativo. Una de las grandes debilidades históricas de la Educación ha sido obligar al estudiante a aprender cosas poco significativas para la vida que le tocará vivir, o fracasar al mostrar por qué lo que está aprendiendo será significativo en el futuro. Otra idea clave tiene que ver con la capacidad del profesor para implicar o involucrar a sus estudiantes, disfruten o no mientras aprenden.

Usted y su colega Howard Gardner han desafiado la idea de inteligencia como algo fijo. ¿Servirá una comprensión profunda del funcionamiento de la mente para reformular las dinámicas escolares?
Pienso que esa comprensión profunda ya es una realidad. Por supuesto que hay muchas cosas que no sabemos, pero sí muchas otras que aún no han sido trasladadas al aula. El reto ahora pasa no tanto por mejorar la comprensión de la mente humana, sino por empezar a aplicar en la práctica lo que ya sabemos.
 
¿Y nuestras emociones y su influencia en el aprendizaje? ¿Deberíamos prestarles mayor atención?
Sí, de hecho mi obra plantea lo que llamamos una visión disposicional del aprendizaje. Las disposiciones tienen que ver con las actitudes, las pasiones, con ideas como la curiosidad, la empatía, etc. Ahora sabemos que estas tienen tanto que ver con la inteligencia o la creatividad como las habilidades cognitivas.
Publicado en Entrevistas

El museo expone las obras realizadas por alumnos de entre seis y 12 años dentro del programa 'Aprendiendo a través del arte'

EFE.El País. fotografía Fernando Domingo-Aldama 

Un total de 143 alumnos de Primaria de escuelas y colegios públicos del País Vasco muestran desde hoy su imaginación y creatividad en una de las salas del Museo Guggenheim Bilbao, que acoge una exposición con las obras que han realizado a lo largo de todo el año.

Las creaciones han sido llevadas a cabo, un año más, dentro del programa del centro expositivo bilbaíno Aprendiendo a través del arte, con el que el Guggenheim Bilbao pretende facilitar a los escolares vascos de entre 6 y 12 años el aprendizaje de sus materias educativas a través del juego y la práctica artística.

En el programa de este año han participado escolares de los centros educativos Arrateko Andramri, de Eibar (Gipuzkoa); Birjinetxe, de Bilbao; Kueto, de Sestao; Lamuza, de Llodio; Otxarkoaga, de Bilbao y Ramiro de Maeztu, de Oión (Älava).

Los alumnos de estos centros han estado asesorados en su trabajo creativo por los artistas vascos Maider López, Naia del Castillo, Jorge Rubio, Ainhoa Orells, Elssie Ansareo e Iñaki Gracenea.

En sus obras, los colegiales han reflexionado sobre cuestiones sociales de actualidad, como la alimentación, la importancia de los animales y la naturaleza, la realidad que les rodea, la influencia de las estaciones en el cambio del paisaje y las emociones y sentimientos personales.

Han plasmado sus ideas mediante diferentes técnicas plásticas y el resultado se podrá ver en una de las salas del Guggenheim habilitada al efecto hasta el próximo 20 de septiembre.

El programa educativo fue instaurado hace 18 años y, desde entonces, han participado en él 2.639 escolares pertenecientes a 127 centros educativos de Bizkaia, Alava y Gipuzkoa, tutelados por 186 profesores de Educación Primaria.

Publicado en Noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información