Domingo, 19 Noviembre 2017 | Login
Jueves, 29 Septiembre 2016 10:47

Comunícate

Una serie de juegos para entrenar la confianza personal, el dominio de la voz, el uso del cuerpo en el lenguaje, la seguridad a la hora de exponerse y la organización de ideas de un discurso. Todo ello a partir de técnicas y juegos derivados de las artes escénicas.

MÁS INFORMACIÓN

Publicado en Bachillerato

En esta entrevista con la asociación "Mejora tu Escuela Pública", nos muestra cómo desarrollar el pensamiento en los niños a través del ajedrez… No sin antes dejar claro lo siguiente: “No por el hecho de saber mover piezas se desarrolla el pensamiento; se desarrolla si el maestro/a tiene la intención de hacerlo a través de este juego”.

Adriana Salazar es Licenciada en Lingüística y Literatura por la Universidad de la Sabana - Bogotá - Colombia. Creadora de Ajedrez en el Aula, un método para que los alumnos de Infantil y Primaria aprendan ajedrez mientras desarrollan habilidades sociales, mentales, estimulan la atención y se divierten jugando…

 

¿Qué debe de hacer un maestro/a en el aula, para que los niños se beneficien de este juego?

Se trata de establecer metas de comprensión, desarrollar "Inteligencias Múltiples" y "Rutinas de Pensamiento"; habilidades sociales, habilidades mentales… Para ello hemos elaborado guías para el maestro, materiales para el aula, libros, canciones… en inglés y en español y todo lo hacemos en un tablero gigante… Nos interesa mucho que los niños respeten las ideas de los demás y las aprecien; esto hace que luego tengan la posibilidad de trabajar en equipo, una de las grandes habilidades que exige la sociedad. También, que venzan las dificultades con la perseverancia. Igualmente que se responsabilicen de sus actos “pieza tocada pieza jugada” y autonomía para tomar sus propias decisiones. Cada jugada hace que el niño desarrolle autonomía.

Lo que quiero decir es que no se trata de generar campeones/as de ajedrez; es mucho más que un deporte. El ajedrez es un arte, es una ciencia, es un deporte…es eso y más; es también una creación. Es una herramienta pedagógica. Es importante meterlo en el currículo escolar para enseñar a pensar. Es gimnasia mental y al mismo tiempo diversión.

Da igual la edad que tengas. Es un mundo encantador tanto para padres como para hijos. Para padres porque es un placer intelectual y para los hijos porque sigue siendo un juego. Un juego milenario que hace que tanto alumnos como padres lo compartan.

La base pedagógica del ajedrez, se centra en las Inteligencias Múltiples, ¿de qué forma se desarrollan?

Lo primero que hice fue la escuela de ajedrez porque venían madres de forma intuitiva a querer solucionar los problemas de los hijos que tenían dificultades de atención; y yo me preguntaba ¿y cuándo deberían haberles enseñado estas habilidades? La respuesta estaba clara: en la etapa infantil y me fije como visión que había que implantarlo en el aula.

Cuando tú enfocas la clase de ajedrez desde distintas inteligencias la sacas más provecho. Hay inteligencias que saltan a la vista…luego también se desarrollan según la intención del maestro. No todos aprendemos igual, no todos entendemos de la misma manera y no todos necesitamos lo mismo. Hay que explicar las cosas de diferentes maneras para que todos los niños quepan en el tablero de ajedrez; incluso niños autistas.

Cuando uno piensa en ajedrez se puede pensar en la inteligencia lógico-matemática. Si un alumno/a no tiene esa inteligencia podríamos decir que sería absurdo aprender. Pues no. Todo el mundo aprende a jugar al ajedrez desde diferentes ópticas y para ello utilizamos la caja de herramientas. Son 64 casillas llenas de problemas fascinantes para resolver y se necesita ir trabajando la agilidad, la comprensión. Los chicos/as  trasladan estas competencias  a otros ámbitos y les ayuda a resolver problemas en su cotidianidad.

¿Qué significa traer las “Rutinas de Pensamiento” al mundo del ajedrez?

Las Rutinas de Pensamiento, fueron desarrolladas por los Investigadores del Proyecto Zero (2008) de Harvard. Son estrategias cognitivas que consisten en preguntas o afirmaciones abiertas que promueven el pensamiento en los niños. En definitiva, hacer visible nuestro pensamiento. El uso sistemático de esta forma de preguntar conduce a crear cultura de pensamiento en el aula. Sería el proceso “veo-pienso-me pregunto”

De este modo, los niños expresan sus pensamientos. Y generan todo un trabajo de metacognición. Les hace reflexionar sobre su propia forma de pensar; incluidos los que son más silenciosos.

Una de las cosas más difíciles que he observado es generar preguntas… preguntarse uno a uno mismo sobre todo cuando se trabaja con niños tan pequeños… lo solucionamos con algo que hemos denominado “el rincón de las preguntas”. Allí aprenden hacer preguntas y cuando llegan las rutinas de “veo-pienso-me pregunto”, que se realizan con las posiciones de ajedrez, ya están preparados para ello.

Todas las rutinas del pensamiento están integradas en el mundo del ajedrez: análisis, síntesis círculo de puntos de vista, enfocarse, antes pensaba… ahora pienso, etc.

Otro ejemplo interesantísimo es “la escalera de la retroalimentación” Con esto se puede evaluar una posición de ajedrez. Les pides que reproduzcan una partida a un grupo de alumnos/as y se aclararan dudas, se hace una valoración positiva sobre la partida, sugerencias y también son capaces de explicar por qué se han equivocado.

Lo de las habilidades sociales… al ajedrez, se le atribuye uno contra otro…

Nosotros hacemos que cada sesión sirva para desarrollar el pensamiento. Y que te ayude a generar habilidades sociales. En las clases se pueden hacer muchas cosas en equipo para que aprendan y compartan con el resto. Desarrollan la amistad, la humildad, acatan las normas…asumen adecuadamente la derrota y el triunfo, etc…

¿Muchos profesionales de la Escuela Pública, han introducido el ajedrez en el aula… Qué les diría aquellos que por motivos diversos se resisten?

Tienen el privilegio de tener un aula a su cargo… Los prejuicios se quitan cuando ellos se dan cuenta que todo lo que enseñan es más difícil que enseñar a jugar al ajedrez.

Los niños disfrutan y siempre quieren ir a clase de ajedrez. Se vuelve como un oasis dentro del currículo. Además las nuevas habilidades que generan en el alumno también repercuten positivamente en los profesores.

Más información: http://www.ajedrezenelaula.com/

 

Publicado en Entrevistas

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información

x

Información MEP

Déjanos tu email y te escribiremos para comunicarte los eventos que organizamos.