Jueves, 21 Enero 2021 | Login

Por Estrella Martínez

 
El semanario MAGISTERIO celebró el pasado jueves la VII edición de los Premios a los Protagonistas de la Educación, una gala muy emotiva por el reconocimiento póstumo al profesor Abel Martínez, que murió el pasado curso en el IES “Joan Fuster” a manos de un alumno.
"La Educación es de todos, pero que esto no sea excusa para rehuir las responsabilidades personales de cada uno". Con estas palabras José María de Moya, director general de Siena, se dirigió al numeroso público que asistió el pasado 12 de noviembre en CaixaForum (Madrid) a la celebración de la VII Edición de los Premios Magisterio a los Protagonistas de la Educación 2015. "Tratamos de que nuestros premios sean plurales, porque la Educación es plural, es poliédrica", prosiguió.

Los participantes en la gala se refirieron a los 10 premiados como motores de cambio y ejemplo e inspiración. David Martín, director de Educación y Jóvenes de Ashoka España, habló en nombre de su galardonada red: "Debemos crear ciudadanos competentes, empáticos, capaces de enfrentarse a los retos. Esta es la escuela que se merecen los niños y que necesita este mundo".

Aïcha Bah Diallo, otra de las premiadas, antigua ministra de Educación de Guinea Conakri, asesora de la Unesco y fundadora y miembro del Foro de Mujeres Educadoras Afircanas (FAWE), defendió la necesidad de trabajar juntos –organizaciones, ministerios, asociaciones de padres–, de aunar esfuerzos, de generar alianzas entre todos aquellos “que tienen en común el interés por la Educación”. Este trabajo en equipo posibilitará que “todas las niñas y jóvenes tengan acceso a una Educación de calidad y a que la terminen”.

El momento más emotivo llegó con el reconocimiento póstumo al profesor Abel Martínez, que murió el pasado curso en el IES “Joan Fuster” a manos de un alumno. Su madre, muy emocionada, pidió: "No se olviden de él, que su ejemplo y su diligencia guíen a todos los maestros". Con parte del público en pie aplaudiendo las palabras de María Pilar Oliva, llegó el turno de recoger su galardón al programa televisivo La aventura del saber, cuya presentadora, Mª José García, afirmó: "Es muy importante que la televisión informe y entretenga, pero, por favor, que también eduque".

Cristina Rueda, directora del Centro Educativo Infantil "Minerva", abogó "por una Educación de calidad" desde las primeras etapas educativas. "Hablamos de formar individuos que colaboren en pro de una sociedad mejor". En referencia a otros premiados y a otros profesionales, sentenció: "Somos muchos los que queremos ofrecer lo mejor a nuestos alumnos".

Otro premiado fue el Centro de Formación “Padre Piquer”. Un nutrido grupo salió a recoger por su galardón, "son nuestros profesores", explicó el director Ángel Serrano, "nuestro mejor recurso. Son quienes nos hacen soñar cada día con que una nueva escuela es posible, una escuela inclusiva". Serrano acabó su discurso deseando que "entre todos logremos el ansiado y esperado pacto por la Educación". Un pacto que pidieron otros, como el periodista y presentador de la gala Javier Ruiz Taboada: "La Educación no puede ser un juguete en manos de un niño caprichoso". El secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, recogió el guante: "Hay que trabajar juntos por ese pacto educativo".
Publicado en Noticias

Entrevista de Magisterio a Robert Swartz, ponente en plenaria del Icot 2015.

Hay que enseñar a pensar para transcender la estrechez mental que predomina hoy en día

Filósofo de formación, Robert Swartz opina que la enseñanza de esta asignatura debería obviar interminables debates metafísicos en favor de una discusión abierta sobre los grandes dilemas morales. El estadounidense lleva más de tres décadas abogando por la formación cognitiva en el aula mediante su propuesta Aprendizaje Basado en el Pensamiento (TBL en sus siglas en inglés). Algunos hitos en la expansión global de una actitud favorable hacia la enseñanza explícita de habilidades mentales, remarca, han coincidido con la celebración bienal de la International Conference on Thinking (ICOT), cuya próxima edición tendrá lugar el próximo verano en Bilbao.

Pregunta. Usted fue uno de los pioneros, a finales de los 70, en la promoción de la enseñanza de habilidades de pensamiento en el aula. ¿Ha cambiado mucho la situación desde entonces?

Respuesta. A principios de los 80, varios estados de EEUU empezaron a mostrar un interés creciente por enseñar a pensar utilizando diferentes enfoques más o menos sistemáticos. Mi propuesta es una de muchas. En algunos casos, por ejemplo Carolina del Sur, ese interés se tradujo en leyes que obligan a enseñar pensamiento crítico y creativo en todos los centros. La expansión global surge a finales de los 90, apoyada en buena medida en el éxito del ICOT que tuvo lugar en Singapur en el 97. Desde entonces, muchos países asiáticos han diseñado estrategias nacionales que buscan enseñar a pensar en el aula. La gran decepción, desde mi punto de vista, es la Unión Europea, donde las habilidades de pensamiento siguen al margen entre sus prioridades.

P. Sin embargo, el TBL ha recibido la atención de muchos centros en nuestro país, hasta el punto de convertir su oficina española en la primera fuera de EEUU.

R. En España está emergiendo un movimiento de base protagonizado por los propios colegios y, en concreto, por algunos profesoresmuy comprometidos con la renovación pedagógica. Por desgracia, estas iniciativas particulares no se corresponden con la actitud de las administraciones, que no reconocen la necesidad de ayudar a los alumnos a convertirse en mejores pensadores.

 P. ¿No ha observado movimientos similares en otros países europeos?

R. No con el alcance de lo que está ocurriendo aquí, al menos en nuestra experiencia. Por el contrario, Irlanda del Norte es un buen ejemplo a la hora de promover el aprendizaje del pensamiento desde arriba, desde el nivel institucional hacia las escuelas. Allí han conseguido articular un plan con el fin de convertir en realidad el que el alumno sea capaz de guiar su propio pensamiento. Sí quiero, por otra parte, dejar claro que el 95% de los profesores con los que hablo, en Nueva Zelanda o en Israel, en Chile o en Arabia Saudí, tiene claro que el viejo sistema de enseñar centrado en la memoria no funciona, a menos que queramos que la escuela persiga que el alumno apruebe el examen y olvide lo aprendido a los pocos días.

P. ¿Hay lugar para la memoria en la enseñanza del siglo XXI?

R.¡Claro! El debate no es memoria sí o memoria no: por supuesto que hay que recordar cosas. La cuestión que yo y otros muchos planteamos es hasta qué punto tiene sentido que la enseñanza en el siglo XXI continúe siendo esencialmente memorística. Hay que recordar los grandes acontecimientos de la historia, sus grandes nombres, pero sobre todo hay qué comprender su importancia en el devenir de los acontecimientos, su significación. El alumno ha de ser capaz de extraer conclusiones, y esto solo se consigue mediante formas de pensamiento más elevadas. 

P. Imaginemos un escenario en el que el aprendizaje de las habilidades de pensamiento se ha convertido en la norma. ¿Cuáles serían los principales beneficios desde una óptica amplia, como sociedad?

R. Hemos observado que los alumnos que aprenden de manera explícita a pensar en la escuela suelen reflexionar antes de actuar: se paran antes de pasar a la acción y tienen en cuenta diferentes opciones. Cuando estos chavales se hagan mayores y hayan interiorizado esta manera de funcionar, contribuirán a un mundo mejor gracias a que estarán en condiciones, en el caso de que lleguen a posiciones de responsabilidad, de trascender la estrechez mental que predomina entre los líderes actuales. Hablo, claro está, de una esperanza sin base empírica.

P. ¿Hay gente que no ve con buenos ojos que los alumnos ejerciten demasiado el pensamiento crítico y reflexivo? ¿Se ha topado con mucha resistencia?

R. Recuerdo que en los años 80 una organización religiosa muy conservadora de EEUU, la Convención Baptista Sureña, se opuso a mi enfoque porque temía que los jóvenes empezaran a desafiar la autoridad de sus líderes. También he encontrado a muchos padres que me han preguntado si no se corre el riesgo de convertir a sus hijos en disidentes crónicos. Normalmente, estos temores se disipan cuando se entiende que mi enfoque y otros similares no pretenden que el individuo critique todo por sistema, sino que básicamente aprenda a tomar mejores decisiones.

P. ¿Piensa que nuestra sociedad anima a pensar rápido en aras de una supuesta eficiencia, y que esto entorpece nuestra capacidad para el pensamiento reflexivo?

R. Sí, se nos empuja a tomar decisiones lo más rápido posible, lo que dificulta que nos paremos y le demos a una vuelta a la situación antes de actuar. Se trata de una tensión, de una lucha de valores que se hace más patente desde que parte de la sociedad reclama la necesidad de un pensamiento más cuidadoso. Pienso que, si conseguimos que las nuevas generaciones ejerciten en la escuela su capacidad de pensar con profundidad, serán ellas mismas las que hagan frente a esa presión para acelerar su mente que encontrarán en la vida adulta. Luego están, por supuesto, las nuevas tecnologías, que en teoría aumentan la velocidad en todos los ámbitos. Y es cierto que ahorran tiempo, como también lo es que ayudan a tomar decisiones más pausadas mediante a un acceso a información ilimitado. Como en tantos otros dilemas que plantean las TIC, todo depende del uso que les demos y de lo que fomentemos en la escuela.

P. Usted propone que enseñemos a pensar desde las edades más tempranas. ¿Es posible el pensamiento crítico sin una cierta base de conocimiento?

R. Antes pensaba que no, que un niño de Infantil puede hacer muñecos de plastilina y poco más. Con el tiempo, y tras ver algunas experiencias con niños de dos o tres años, tengo la certeza de que también ellos pueden ser críticos y analíticos, aunque en un nivel de sofisticación mucho menor. Cuanto antes enseñemos a pensar, mejor. Una vez que el alumno ha asimilado e interiorizado determinados procesos mentales, estos surgen de forma natural durante el aprendizaje. Es como sumar y restar: no hay que aprender de nuevo.

 

Publicado en Entrevistas

Fueron más los temas que les unieron que aquellos en los que discreparon.

 Por Mejora tu Escuela Pública

De cara a las citas electorales de este año 2015, MAGISTERIO ha organizado un debate electoral sobre Educación con los representantes de los principales partidos políticos.

El acto se celebró ayer miércoles, 13 de mayo, a las 19,00 horas en la sede de la Universidad Camilo José Cela de Madrid. El debate estuvo moderado por Paloma Díaz Sotero, periodista especializada en Educación.

Más de dos horas tratando temas de actualidad relacionados con la Lomce, la situación de la enseñanza pública y concertada, la profesión docente y los resultados de los informes internacionales, entre otros.

Fueron más los temas que unieron a los diferentes partidos políticos que aquellos en los que discreparon. Adrián Begoña, candidato a la Asamblea de Madrid y responsable de Educación de UPyD, apostó por más inversión monetaria y sentido común a partes iguales; cambiar aquello que está fallando…  dar respuesta operativa al abandono escolar y apoyar la figura del profesor, como referente que es para la sociedad y nuestro futuro.

Escuchar a los profesionales, escuchar a las familias, buscar consenso cuanto más amplio mejor para buscar soluciones, libertad educativa, deducciones a las familias, exenciones fiscales… y que todo es mejorable, son algunas de las claves de Isabel Díaz Ayuso diputada en la asamblea de Madrid.

Mayte de la Iglesia, coordinadora de Educación de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid. Afirmó que su partido si llega al gobierno, realizará una auditoria y un análisis de la administración que pasa por dejar lo esencial… eliminado toda la grasa. Queremos devolver la educación a la sociedad y defendió un Pacto nacional de la educación para que no se produzcan estos vaivenes que son perjudiciales. Igualmente consideró la importancia de contar con los profesores para evitar el debate ideológico, que son los que conocen la problemática y la educación.

El responsable de Educación del PSOE en Madrid,  Juan José Moreno, comentó que en esta legislatura se ha hablado mucho de educación sobre todo en las calles. Señaló la importancia de recuperar la capacidad de dialogo y manifestó su deseo de que sea un ministro socialista el que consiga este pacto por la educación en el próximo gobierno.

Piedad Sánchez, candidata de Podemos a la Asamblea de Madrid, quiere poner la educación en el centro, poca gente tienen confianza en que los políticos den soluciones. En su partido declaró 14 equipos de profesionales a pie de obra han hecho el programa. Afirmó que la formación permanente del profesorado, es  el elemento esencial  del  proceso y mejora de la educación

Para Rafael Páez, miembro de la Permanente del Área de Educación Federal de IU, habría que deshacer todo lo que se ha hecho. La inversión en educación es un gasto prioritario así como la buena gestión de los recursos. Se conseguirían los recursos modificando impuestos como el de patrimonio y sociedades.

En cuanto a Pisa y otro tipo de evaluaciones las vieron necesarias como diagnóstico para facilitar y detectar lo que no funciona, pero no para hacer ranking. Algunos declararon que la competencia entre centros es negativa y no se valora lo que se hace en el aula. Podemos abogó por la creación de una agencia de evaluación europea.

 

Publicado en Noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información