Viernes, 04 Diciembre 2020 | Login
Con la lectura la imaginación trabaja; con las nuevas tecnologías, no

Con la lectura la imaginación trabaja; con las nuevas tecnologías, no

Para padres y madres

David Fernández, autor y editor de «Pastel de luna» recomienda a los padres que lean más con sus hijos

Por Laura Peraita en ABC

David Fernández siempre ha sentido pasión por la escritura. Desde muy joven reservaba momentos para escribir relatos y cuentos infantiles que sus amigos después leían con gran emoción. Con el paso de los años, aquella aficción se convirtió en profesión. Tras estudiar la carrera de Veterinaria y quedar en paro, decidió poner en marcha en enero de 2015 la editorial «Pastel de Luna», una apuesta que pretende a través de sus libros que los lectores desvien su mirada hacia el este asiático.

El nombre de la editorial, «Pastel de luna», ya es una invitación a hacerlo. Se trata de un pastelito real muy dulce que se regalan las familias de origen chino en la Fiesta de Medio Otoño. Una celebración que se realiza en honor de la luna y mucos pueblos del Asia Oriental se reúnen para celebrarla. «Nos encanta la cultura asiática y los libros que escriben porque están hechos con muchísima calidad y sus textos y sus preciosas ilustraciones potencian al máximo la capacidad de imaginar de los niños y su creatividad», señala David Fernández.

El joven editor señala que es una lástima que los padres no dediquen más tiempo a potenciar la lectura de sus hijos desde edades bien tempranas. «Sé que es difícil porque con la vida ajetreada que llevan muchas familias resulta más sencillo dejar al niño frente a la pantalla del televisor o de un ordenador. Sin embargo, los padres deben pensar en los grandes efectos tan beneficiosos que supone dedicarle un rato cada día, primero a leerles cuentos, cuando son más pequeños, y más tarde a ponerles un libro en sus manos e invitarles a leerlo o a disfrutar y dejarse llevar por las buenas ilustraciones. Con los libros la imaginación trabaja, con las nuevas tecnologías no, se queda en estado plano, con todo lo que eso conlleva para el desarrollo de los niños».

La lectura conjunta —tal y como quiere remarcar Fernández— «consigue aumentar el vínculo afectivo entre padres e hijos, conocer un poco más a los pequeños y disfrutar al hacerles descubrir nuevos mundos reales o fantásticos».

Mentes viajeras

A estos álbumes ilustrados se suman también libros de «cosecha propia». David Fernández apunta que «tal y como decía Sartre "todo se decide en la infancia" y con nuestros libros vamos a intentar que los niños decidan volar, que sus mentes viajen, que sueñen despiertos. Nuestro objetivo es llenar sus cabezas de pájaros y con el batir de sus alas, las cabezas puedan llegar hasta las nubes o más allá. Cuanto más lejos mejor».

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información