Lunes, 24 Septiembre 2018 | Login

“ENCUENTROS” Reflexiones y Parábolas

INTRODUCCIÓN

 El curso 17/18 ha llegado a su fin. Con sus aspectos positivos y negativos; todos sirven y ayudan si se saben “encarar” y poner en su sitio. Ha sido un junio “distinto”; con exámenes “de septiembre”…tiene guasa la terminología. Habrá que ver y repensar la experiencia.

Ahora toca “mirar” al verano y, por qué no, echar una mirada también al curso que termina…qué encuentros hemos tenido, qué personas, acontecimientos o ideas se nos han quedado en la retina. El verano, entre otras cosas, es buen momento para reflexionar.

SUGERENCIA

TÍTULO: “ENCUENTROS” Reflexiones y Parábolas

AUTORA: Carmen Guaita

EDITORIAL: S. Pablo. Madrid 2017

PERFIL DEL AUTOR

Carmen Guaita nace en Cádiz. Licenciada en Filosofía y maestra especialista en Ciencias Sociales y en Pedagogía Terapéutica, escritora…

Autora de novelas, biografías, libros de ensayo entre los que se pueden destacar Los amigos de mis hijos (2007), Contigo aprendí (2008), Memorias de pizarra (1012), La flor de la esperanza (2010), Desconocidas (2010), entre otros.

Casada y madre de dos hijos, colabora en distintos ámbitos y plataformas: RNE, INED 21, Magisnet, Otro mundo es posible. Es miembro de la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología de la Federación de Asociaciones de Prensa en España (FAPE).

JUSTIFICACIÓN/ MOTIVACIÓN

 Para la autora la vida es encuentro. Y el ser humano, en su grandeza y en su miseria, necesita encuentros, con el tiempo, consigo mismo, con otros, encuentros ineludibles. Y en su vida se dan y aparecen parábolas…

Encuentro con nuestro propio nombre, con la interioridad, con la naturaleza…Y este tiempo tecnológico que nos ha tocado vivir necesita de encuentros “vivos”.

“En la cumbre de la montaña, frente a la mole titánica de las rocas y la fuerza asombrosa de un glaciar, no hay nada que pensar, el hombre se comprende pequeño y solo puede brotar del alma una oración admirada”. Con fe o sin fe. Admirarse, asombrarse. Preguntarse. Eso es lo que enseña el buen profesor, el buen padre, la buena madre, el buen amigo.

“La generosidad, que es la virtud de los encuentros, si es auténtica, siempre va hacia arriba. Eleva el nivel de quien sabe dar y de quien recibe”. Buena época, el verano, para propiciar encuentros nuevos y recordar encuentros pasados…pasados “sin pena ni gloria” que, a lo mejor, todavía estamos a tiempo de retomar.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información